Organismos de derechos humanos y legisladores, incluso del oficialismo, cuestionaron al nuevo director del Servicio Penitenciario de Santa Fe por su pasado «en el Batallón de Inteligencia 601 durante la dictadura genocida»

El nombramiento de José Alberto Bernhardt como nuevo director del Servicio Penitenciario de Santa Fe que realizó el gobierno de Omar Perotti cosechó repudios de organismos de derechos humanos y de legisladores del propio peronismo por su rol en la última dictadura cívico militar. Reclaman que se revoque la designación.

Entre los cuestionamientos se expresaron la senadora nacional del Frente de Todos María de los Angeles Sacnun, cercana a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kichner, y el diputado nacional justicialista Eduardo Toniolli, del Movimiento Evita.

«Imposible permanecer callada frente a la designación a cargo del Servicio Penitenciario al teniente coronel (retirado) José Bernhardt, quien revistó en el centro operacional de Inteligencia Militar. El Nunca Más no es una mera declamación sino una Política de Estado que debe sostenerse», aseguró Sacnun en su cuenta de Twitter.

Toniolli agregó: «Con su lucha -decidida y persistente- el pueblo argentino se ganó el derecho de no tener que padecer a tipos como José Bernhardt como funcionarios«.

H.I.J.O.S. Rosario fue uno de las primeras agrupaciones en marcar su repudio al nombramiento del «ex miembro del Batallón de Inteligencia 601 durante la dictadura genocida, el sitio neurálgico desde dónde se definían las operaciones clandestinas que ejecutaban los grupos de tareas».

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) rechazó «la designación de un represor como director del Servicio Penitenciario de Santa Fe» y recibe adhesiones para exigir al gobernador Perotti que se revoque esa medida oficial.

«Otra vez un represor del Batallón 601 en un cargo de un gobierno democrático de Santa Fe. Ya lo pusieron Obeid y Reuteman», recordó Alicia Gutiérrez, ex diputada y actual titular de la Dirección de Derechos Humanos y Memoria de Rosario.

«El nombramiento del ex teniente coronel José Bernhard al frente del Servicio Penitenciario es inadmisible. Pero se inscribe en el permanente reciclaje de represores en la historia democrática de Santa Fe», afirmó el diputado provincial Carlos Del Frade.

Y siguió: «En nuestro libro «Matar robar, luchar para vivir», del año 2004, dimos cuenta de parte de este permanente retorno de los brujos. Bernhard era el hombre que trasladaba los detenidos de La Calamita como en su momento lo denunció el ex comisario Luis Galanzino».

La designación de Bernhard se oficializó este viernes por la renuncia al cargo de Walter Ataide, luego de que el gobernador echara a Jorge Bortolozzi como secretario de Seguridad tras unos polémicos viajes al exterior en medio de la crisis de violencia en Rosario.

El teniente coronel retirado ya tuvo un paso por la gestión pública durante el primer gobierno de Jorge Obeid.