En declaraciones al diario El Litoral de Santa Fe, Lewandowski consideró que “hay que ser amplio, con algún disenso no hay que ser ni excluyente ni sectario” porque, en su opinión, “hay un sector de la población que presta atención a lo que uno dice, piensa y, sobre todo, (como) actúa”.

“Abrir los brazos para que se incorporen todos aquellos que quieran y puedan aportar. Así como Santa Fe no puede ser una isla, uno no puede salvarse solo sin pensar en esa construcción colectiva que ayude a afrontar todos los problemas que tenemos”, añadió. El senador fue mencionado días atrás por Perotti como uno de los dirigentes que podrían sucederlo, al igual que el diputado Roberto Mirabella, no obstante lo cual admitió que no se siente “parte del gobierno”.

“En mi paso por el Senado provincial defendí como ningún otro senador las políticas que se llevaban adelante, incluso algunas con las que no coincidía. Pero hace tiempo que ni se me consulta ni se me escucha cuando llevamos inquietudes y proyectos. Pertenecer es participar y yo lejos estoy de eso”, explicó.”

Hasta allí lo de los colegas. El Senador Nacional se ha puesto sobre el escenario electoral. Analiza todas las opciones pero aclara que no pertenece al espacio político del Gobernador y que tiene por lo tanto juego propio.

Esto es lo que está sucediendo en el Peronismo, Frente de Todxs o como finalmente se llame la fuerza que se inscriba electoralmente. Eduardo Toniolli del Evita ya está desde hace algunos meses lanzado como candidato, al igual que Kiko Busatto por el Rosismo, Roberto Mirabella desde el espacio de Omar Perotti y Marcos Cleri como referente del Kirchnerismo.

El Presidente del Partido Justicialista Ricardo Oliveras ya lo ratificó hace algunas horas en una entrevista periodística: “En Santa Fe habrá internas” para el rubro Gobernador. Definido esto, resta ver como se acomodan las piezas pues parece exagerado que se presenten los cinco candidatos (en caso de que Lewandwoski se presente). El año electoral ha comenzado.